¿Problemas con el agua de tu grifo?

AGUA LIMPIA Y CRISTALINA

Y es que beber agua limpia y cristalina,  simplemente con abrir un grifo en casa, es algo que muchos occidentales damos por hecho sin ser conscientes a veces del privilegio que representa.

Los problemas más habituales con los que te puedes encontrar al abrir el grifo y detectar que el agua que sale no es de la calidad que podrías esperar.

Problemas en el agua no osmotizada

Presta atención a su color, textura y olor antes de probarla para detectar sus inconvenientes entre los distintos problemas que te explicamos a continuación:


1. Tiene una película entre blanca y grisácea

Se denomina “agua dura” a aquella con altas cantidades de calcio y magnesio disueltos en su composición. No es un problema grave, pero te recomendamos instalar un equipo de ósmosis inversa. Aunque el beneficio y la mejora de la salud es en general, dado que toda el agua que ingerimos tanto al beber como al comer está prácticamente libre de toxinas, hay grupos especiales de personas que mejorarán especialmente su estado físico: agua pura

  • Los enfermos de riñón mejorarán sustancialmente el tránsito diurético.
  • Los niños, ya que su sabor libre de cloro, les encantará.
  • Las mujeres embarazadas por proporcionar al feto agua libre de impurezas.
  • Las personas mayores que además de no tener que cargar con botellas de agua desde el supermercado, comprobarán los beneficios de ingerir agua osmotizada en su piel, en sus digestiones y como hemos dicho en su función renal.


2. Se acumulan en el fondo sedimentos marrones


Al principio, tu agua parece transparente. Pero pasado un rato comienza a aparecer una capa marrón, naranja o roja de sedimentos en el fondo de tu vaso. Esto puede estar causado por el exceso de hierro en tu agua. La solución es, igualmente, un filtro que suavice tu agua, o, si se trata de una concentración especialmente alta, un filtro de oxidación.


3. Hay motas negras


Es más probable que encuentres este problema en aguas estancadas, como la del wc. o la de la bañera.
El problema más habitual aquí es un exceso de manganeso, que puedes eliminar igualmente con filtros especiales aplicados en todas las salidas de agua de tu casa.


4. Huele a huevos podridos

Este olor sulfuroso, o como a pescado, puede estar causado por una variedad de agentes indeseables en tu agua, incluyendo el exceso de sulfuro, cloro, moho, algas o bacterias.
Todas ellas viven en el agua y pueden multiplicarse en cualquier sistema de fontanería, residiendo en tus tuberías.
Deberás solucionar este problema de forma urgente, pues tu salud peligra al ingerir estos agentes. Puedes utilizar todo tipo de sistema de filtrado, te recomendamos nuestros equipos de ósmosis inversa filtran el agua eliminando el exceso de mineralización, toxinas y el cloro de su suministro de agua potable. El resultado es una agua diurética por su baja mineralización, limpia de productos químicos como el cloro y de metales pesados así como todo tipo de impurezas. 


5. Agua turbia


La aparición de sólidos en suspensión puede provenir de diferentes complicaciones, como obras cercanas o tormentas.

6. Sedimentos


Si encuentras arena, tierra o polvo en tu agua, lo más probable es que haya una rotura en algún punto de tu sistema de fontanería o, antes incluso, en la conducción municipal del agua. Este problema suele manifestarse también en una disminución de la presión del agua.

Y cuando estés de vacaciones en otro país…
Recuerda informarte antes de la calidad del agua de tu destino. La gran mayoría de países del mundo no tienen tanta suerte  como el nuestro, y no podrás beber directamente de ella.

Hay varios sistemas para hacer potable el agua que bebes.

El más básico es hervirlo en un cazo durante al menos 1 minuto de ebullición, algo que debería terminar con el 100% de los agentes patógenos que podrías encontrar. Eleva este tiempo a 3 minutos de ebullición si te encuentras en una región en altura, sobre los 2.000 metros.

Y presta mucha atención a otras fuentes de entrada de agua en tu cuerpo menos obvias, como los baños en playas, lagos, piscinas… o el hielo de tus bebidas, que casi con toda seguridad estará fabricado con agua del grifo y podrá provocarte exactamente los mismos problemas que un vaso del mismo.

SÍ, QUIERO UN EQUIPO DE ÓSMOSIS INVERSA EN MI CASA. MÁS INFORMACIÓN