Bebe agua y rendirás más

Antes, durante y después del ejercicio físico es necesario hidratarse, al igual que nuestro cuerpo necesita comer o dormir adecuadamente.

Así que si eres deportista y quieres rendir en tus entrenamientos y/o competiciones lo fundamental es una buena alimentación e hidratación.

¿Cuánta agua bebes?

Pues te diré que tampoco tienes que estar midiendo el agua que bebes, pero si debes tener en cuenta que depende del momento, de sí eres hombre o mujer, estatura, peso y de tu edad; tendrás unas necesidades diferentes.

Debes recordar que en verano o cuando haces ejercicio, sudas más, por lo que más agua y sales minerales se pierden, por eso pesamos menos cuando finalizamos una actividad física. Y erróneamente la gente cree que ahí termina el trabajo; una hora de gimnasio, y a la ducha.

¿Qué pasa si no me hidrato correctamente?

La deshidratación afecta a tu rendimiento, estarás más cansado@ y te costará terminar tu entrenamiento o actividad. ¡Cuidado, si la deshidratación se agudiza comienzan los dolores de cabeza, náuseas y mareos! Por lo que es fundamental que repongas líquidos!

Podemos optar por comprar bebidas reconstituyentes que se encuentran en el mercado, pero particularmente y aunque no tengo nada en contra de las bebidas que se venden, prefiero elaborarlos yo mismo de forma casera, ya que las preparadas están repletas de colorantes y conservantes, por lo que mi elección es evitarlas y saber al 100% lo que bebo.

Como se trata de una bebida isotónica elaborada de forma casera, sí que intento cuidar al máximo los ingredientes, por lo que el agua que utilizo no es la que sale del grifo. Utilizo agua de ósmosis.

Os detallo una receta que leí en un artículo en la web vitonica.com
1 litro de agua. (agua osmotizada)
1 cucharada de café de bicarbonato
2 cucharadas soperas de azúcar
1 cucharada de café de sal marina
1 limón (utilizaremos su zumo), también podemos sustituir por 1 naranja.

Sobre el agua, tengo especial cuidado y tengo instalado un equipo de ósmosis inversa en mi casa; filtra el agua eliminando el exceso de mineralización, toxinas y el cloro. Con lo cual, el resultado final es un agua limpia de productos químicos y metales pesados e impurezas.

Al fin y al cabo todos recordamos como bebíamos agua con azúcar cuando terminábamos las clases de gimnasia, pues ya sabéis, recordad que la hidratación es vital. 

 

 

SÍ, QUIERO UN EQUIPO DE ÓSMOSIS INVERSA EN MI CASA. MÁS INFORMACIÓN