Para empezar el día deberíamos tomarnos 1 vaso de agua tibia y lavarnos la cara con agua fría incluso en invierno. Siguiendo esas permisas te resumimos cuando debes utilizar el agua fría y cuando el agua caliente.

Agua fría

Los dermatólogos apuestan por el agua fría, ya que es más beneficiosa para nuestra piel. El agua fría es altamente estimulante, nos despierta y activa la circulación, incrementa el metabolismo, y tonifica tanto nuestra piel como los músculos faciales.

Si utilizamos el agua caliente obtendríamos deshidratación en nuestra piel y la despojaríamos de la grasa natural, algo desastroso ya que ejerce la función protectora; sin ella aparecen ciertos problemas dérmicos como irritaciones, eccemas, etc.mujer bebiendo agua osmotizada

Por lo tanto, recuerda el lavado diario siempre con agua fría: “El agua fría ayuda a bajar la hinchazón en el área de los ojos, producida por no haber descanso lo suficiente, atenúa las rojeces; activa la circulación, con lo que se tendrá un mejor color, y es aconsejable en casos de acné o cuando sale un grano.

Agua caliente

En cuanto al agua caliente, aplicada al rostro, puede ser usada en momentos puntuales. Para la limpieza de los poros, lo ideal son los vahos, conseguimos dilatar los poros y eliminar las impurezas o puntos negros. Las saunas o baños turcos son excelentes para eliminar toxinas, muy recomendable después del ejercicio físico, o lesiones producidas por la misma actividad, muy importante es que al acabar siempre lo hagamos con agua.

Un truco a la hora de maquillarnos, (técnica que utilizan algunos maquilladores), la técnica del frio-calor. Se solicita a la persona que vaya al baño y se moje la cara alternando frío y calor. Sobre todo si es por la mañana. Estos baños alternos con agua fría y caliente son como la cafeína. Ayuda a quitar la cara de sueño, las bolsas de los ojos, abrir el párpado y activar la circulación; resultado un mejor tono de la piel y una piel más tersa.

Otro truco, que también es muy recomendable es guardar la crema de contorno de ojos en la nevera y algunas mascarillas. De esta manera, el frío conservará los activos de la crema y al utilizarla recibimos todos los aportes y beneficios posibles.

Agua osmotizada en casa, y piel perfecta.

En función de las necesidades, con el agua osmotizada evitaremos además los picores, dermatitis y rojeces producidas por el uso de aguas con altas cantidades de cal.

De esta manera con el agua osmotizada conseguiremos una limpieza de nuestra piel, desaparecerá la sensación de tirantez y sequedad. Los poros permanecen limpios durante mas tiempo, y la piel queda protegida del envejecimiento prematuro.

Nuestros equipos de ósmosis inversa filtran el agua eliminando el exceso de mineralización, toxinas y el cloro de su suministro de agua potable.

Aquasalud se ha especializado en el campo de la ósmosis inversa, más de 20 años ofreciendo soluciones.

Pin It