Fosfatos que envenenan el agua

Debemos resaltar que los detergentes y jabones son sustancias que se utilizan para limpiar la ropa y la vajilla, por lo tanto, se disuelven en el agua y entre otras sustancias de composición se encuentran los fosfatos, llegando a consumir anualmente miles de toneladas de fosfatos que acaban en nuestros ríos y en las aguas subterráneas.

limpieza con agua osmotizada y detergente ecológico

Consecuencias inmediatas: Aguas verdosas y peces muertos

Para que los limpiadores industriales hagan más espuma y limpien más, se le añaden fosfatos y tensoactivos. Además, el 30 % de los detergentes contienen colorantes y otros productos tóxicos que contaminan las aguas y los tensoactivos son difícilmente degradables por la naturaleza.

Alternativas Ecológicas

Si utilizamos detergentes sin fosfatos y optamos por productos mas ecológicos para limpiar nuestra ropa y vajilla evitaremos la contaminación del agua. Y no hay excusas, ya que actualmente podemos encontrar detergentes ecológicos con tensoactivos biodegradables, y con el resto de sustancias más respetuosas con el medio ambiente. También hay que resaltar que la cantidad de detergente y la calidad del agua son muy importantes. No por poner más jabón quedará más limpio.

Se recomienda:

  • Menos cantidad de detergente. Los fabricantes aconsejan utilizar más cantidad de la realmente necesaria.
  • Utilizar productos ecológicos y libre de fosfatos.
  • Fabricar tu propio detergente, ayudarás al ecosistema, y a tu economía familiar.

Si decides ayudar al medio ambiente y quieres poner en práctica esta última recomendación, te detallo los pasos a seguir para elaborar detergente para lavadora y lavavajillas caseros.

Ingredientes para el detergente casero para lavadora:

  • 1 pastilla de jabón Lagarto de 150 gr.
  • 3 litros de agua osmotizada.
  • 4 cucharadas de bicarbonato.

El jabón debe ser de la marca Lagarto, ya que otros jabones similares pueden contener entre su composición sustancias como la glicerina y no son la mejor opción para el cuidado de tu lavadora. Podemos usar tanto bicarbonato como perborato, ambos son buenos para eliminar malos olores y “atacar” sobre las manchas, quizá más fuerte y efectivo el perporato. Aunque, yo sólo lo he probado con el bicarbonato. 

Empezamos poniendo a calentar a fuego medio los tres litros de agua. Es importante que la olla sea grande, por si subiera un poco la espuma. Mientras, vamos rallando el jabón con un rallador normal de cocina. Se ralla fácilmente y queda como el queso rallado. Cuando el agua esté caliente, sin llegar a hervir, bajamos a fuego lento y añadimos el jabón lentamente para que se derrita en el agua.

Este paso se puede simplificar con el microondas. En un cuenco de vidrio coloca la pastilla de jabón y agrégale el agua que habrás cogido de la olla, (para que las medidas sean exactas) y lo cubres. Lo debes calentar durante 4 minutos, estando muy pendiente para que el jabón no se derrame en el microondas. Cuando este derretido lo viertes en la olla que tienes al fuego.

A los 2-3 minutos el jabón ya estará derretido por completo en el agua, entonces debemos añadir las 4 cucharadas de bicarbonato. Seguimos moviendo un par de minutos más para que los productos se mezclen y ya podemos apagar el fuego. Mientras esperamos a que se enfríe la mezcla iremos moviendo de vez en cuando. Y cuando esté frío lo vertemos en una botella de bocha ancha para su posterior uso.

Modo de empleo:
Tan fácil cómo poner 90-100 ml. (esta cantidad es para una colada completa, de suciedad media) y directa al tambor de la lavadora.
Te recomiendo que antes de cada uso, agites suavemente la botella. Si hay manchas “rebeldes” lo mejor es frotar antes con una pastilla de jabón directamente sobre la mancha.

Ingredientes para el lavavajillas casero:

  • 1 limón y medio
  • 75 ml de vinagre de vino blanco.
  • 150 ml de agua osmotizada.
  • 100 gramos de sal (fina o gorda lo dejo a tu criterio)

Olvídate de la creencia de cuanta más espuma más limpieza. Este lavavajillas no hace espuma ya que no lleva ni fosfatos, ni tensoactivos, y por ello no significa que no vayas a obtener una limpieza perfecta, te aseguro que desengrasa y abrillanta como un detergente industrial.

Empieza por cortar los limones a cuartos (con piel) y los pones en un vaso de batidora para después triturarlos. Añade la sal. Y tritura hasta obtener la textura de una crema. En una olla a fuego medio pones el agua osmotizada y el vinagre junto con la mezcla triturada y lo cueces durante 15 minutos. Lo puedes ir removiendo poco a poco, pasados los 15 minutos lo dejas enfriar y lo viertes en una recipiente o dosificador.

Otra opción, pero con un poco de detergente comercial.

200 ml de agua (1 vaso de agua osmotizada)
150 grs. Sal (opcional)
200 ml vinagre (1 vaso vinagre “amarillo”)
3 limones
4 cu. Detergente industrial (fairy, etc) se puede hacer con dos cucharadas

Partimos los limones en cuartos y los ponemos en una olla, añadimos el vinagre, el agua filtrada por ósmosis inversa, la sal y las cuatro cucharadas del detergente industrial. Se tritura hasta que esté espeso sin tropezones y se pone a fuego lento durante 15 minutos. Si está muy espeso añadir un poco de agua y pasar a la botella que conservará el producto. Como sólo utilizamos 4 o 2 cucharadas de detergente comercial, el daño ambiental se reduce considerablemente.

 

SÍ, QUIERO UN EQUIPO DE ÓSMOSIS INVERSA EN MI CASA. MÁS INFORMACIÓN