Los errores que cometemos cuando nos duchamos

Dejemos claro que la ducha diaria es necesaria para conservar la higiene, pero debemos seguir unas recomendaciones básicas y aprender a hacer un uso razonable del agua y del jabón.  lavarse las manos con agua osmotizada

Agua muy caliente 

Aunque te parezca increíble el agua demasiado caliente daña nuestra piel. De igual modo, si a la elevada temperatura le añades el exceso de fricción con esponjas o similares el resultado final es un ataque a las beneficiosas bacterias que protegen y habitan en nuestra piel.

Según un estudio elaborado por la consultora Kantar Worldpanel 'Hábitos de cuidado personal en el mundo'. En España, nos duchamos una vez al día (6,8 veces a la semana), y ya que no podemos vivir sin la ducha diaria, vamos a explicar la forma más eficaz para no perjudicar tu piel y proteger las bacterias naturales que la piel debe mantener para prevenir futuras infecciones.

En primer lugar, durante el día a día, debes cuidar la higiene diaria de tus manos y lavarlas con agua y jabón con frecuencia, así mantendrás una higiene correcta.

Cuando llegue el momento de la ducha puedes alternar el uso del jabón en todo el cuerpo y al día siguiente sólo enjabonar algunas partes del cuerpo (con especial cuidado y limpieza de las zonas intimas).

Cuando apliques el jabón debes realizar suaves movimientos circulares y evitar fricciones bruscas. Si aplicas el jabón con la mano mucho mejor, ya que el uso de esponjas puede dañar la piel, destacando que por su humedad son el nido perfecto para las bacterias nocivas. Sí, por el contrario, adoras las esponjas, deberás mantenerlas limpias, tras su uso escurrirlas bien, y colocarlas en un lugar aireado para que se sequen completamente.

¿Jabón o Gel?

La elección del producto irá en función de la necesidad de nuestra piel, ya que las personas con pieles sensibles o atópicas deberán un utilizar un gel suave, libre de parabenos y fosfatos.

Independientemente de cada caso, hay que recordar que por verter más producto para que haga más espuma no obtendremos una ducha más efectiva. De hecho, conseguiremos el efecto contrario causando irritación y sequedad de la piel.

El tiempo que permaneces bajo del agua

El agua de Valencia es dura y contiene elevadas cantidades de calcio, por lo que más tiempo debajo de la ducha es igual a una piel irritada y seca (sensación de picor en la piel); Por lo que se recomienda  instalar un descalcificador para prevenir problemas, una ducha breve y el agua templada. Si te atreves, finaliza con agua fría en las piernas para activar la circulación.

Tras la ducha llega el mejor momento para hidratar tu piel. Un paso que no debes saltarte ya que es fundamental para el cuidado y salud de la epidermis.

Y por último y no menos importante …

El simple acto de envolver el pelo con la toalla debe realizarse de la siguiente manera: Escurre el bien el pelo en el interior de la ducha y con una toalla suave y seca quita el exceso de humedad. Pero, no lo frotes o acabarás destrozando tu cabello.

más información 

SÍ, QUIERO UN EQUIPO DE ÓSMOSIS INVERSA EN MI CASA. MÁS INFORMACIÓN