Descalcificación de agua

La cal disuelta en al agua que nos llega a casa a través de la red pública puede ocasionarnos numerosos problemas de todos tipo que ni siquiera imaginamos. Es por ello, por lo que en aquellos lugares donde la concentración de cal es más elevada, como es el caso de Valencia, sea aconsejable instalar un descalcificador para prevenir problemas de:

Salud

La cal reseca la piel cuando nos duchamos y puede agravar considerablemente las pieles más sensibles, provocando rojeces, picores, eccemas etc. Las aguas muy duras, están totalmente contraindicadas para personas con piel atópica o muy sensible. La cal también puede afectar gravemente a los enfermos renales, dado que aunque no bebamos agua del grifo, sí la utilizamos para cocinar. Durante una cocción el agua se evapora y la concentración de cal aumenta proporcionalmente, ocasionando así un mayor esfuerzo renal para diluirla. la consecuencia más directa de este fenómeno son las concentraciones calcáreas en el aparato urinario.

Económicos

Todos sabemos que gran parte de las reparaciones de electrodomésticos, especialmente en aquellos que precisan agua para realizar sus funciones, son derivadas por un exceso de cal. Los conductos y todos aquellos elementos de las lavadoras, lavavajillas, planchas, secadoras que mantienen un contacto directo con el agua, son mayormente susceptibles de roturas o mal funcionamiento como consecuencia de la acumulación de la cal.

Todo ello deriva en una reducción de la vida útil de los electrodomésticos o un aumento en el número de reparaciones que se traduce en importantes desembolsos de dinero.

 

Ventajas de instalar un descalcificador en su casa

Son innumerables:

  • Por una parte en el aspecto de la salud, notará rápidamente como el agua de su casa sabe mucho mejor.
  • No necesitará comprar más botellas de agua, ya que el agua del grifo estará prácticamente  libre de impurezas.
  • Desaparecerán los picores y rojeces después de la ducha diaria.
  • Su piel y cabellos quedarán mucho más suaves y sedosos.
  • La comida sabrá mejor ya que la cal no alterará el sabor de los alimentos.
  • Reducirá el consumo de detergentes y productos anti-ca hasta en un 50%.
  • Su ropa y vajilla quedarán mucho más limpias sin restos de cal.
  • Ahorrará mucho dinero en reparaciones.
  • Aumentará considerablemente la vida útil de sus electrodomésticos.