Demineralización de aguas

La función principal del proceso de desmineralización de aguas radica en la eliminación de sólidos disueltos que contienen.

Los sólidos disueltos son partículas de tamaño reducido que se encuentran totalmente rodeadas por moléculas de agua y que poseen cierta carga eléctrica. Si la carga es negativa se denominan aniones, en cambio, si la carga es positiva se denominan cationes. Sin la presencia de agua forman compuestos denominados sales.

El agua de aportación tiene que estar dentro de las ratios pertinentes de conductividad y dióxido de silicio (SiO2). Para asegurarnos de estar dentro de dicho s ratios se precisa realizar el proceso de desmineralización en dos etapas: La elección de un proceso u otro vendrá condicionada por las características fisicoquímicas del agua de alimentación, la producción necesaria y la fuente de energía disponible para impulsar la planta de desmineralización.

Desmineralización Primariadesmineralización de aguas

Donde se elimina el grueso de las sales disueltas, mediante intercambiadores con resinas del tipo catión fuerte y anión fuerte, un sistema de evaporación o un sistema de ósmosis inversa.

Desmineralización Secundaria

Donde se realiza el pulido final para alcanzar dichos ratios. Esta segunda etapa siempre estará constituida por intercambiadores de resinas del tipo catión y anión fuerte, formando dos lechos separados o un lecho mixto.

Vea también desnitrificación